Las ventajas de las cerraduras invisibles

Las cerraduras invisibles se llaman invisibles porque la mayoría de las personas no pueden ver dónde están. Son cerraduras que no tienen cilindro para una llave convencional o de seguridad, sino que cuentan con un control electrónico, lo que la hace mucho más segura y por tanto inaccesible para quienes intentan forzarla.

Las ventajas de las cerraduras invisibles son muchas, además de ser un tipo de seguridad muy versátil ya que se adaptan perfectamente a cualquier tipo de puerta o ventana.

Estas cerraduras también tienen hasta 16 controles remotos. De hecho, puedes utilizarlos como alternativa a las cerraduras convencionales. Son perfectos para familias numerosas porque todos los miembros de la familia pueden usar cada quien su control.

Si sientes que tu hogar necesita protección adicional, una cerradura invisible podría ser la solución que necesitas.

Las puertas de muchas casas hoy en día son demasiado antiguas o no cuentan con un moderno sistema de cierre que garantice la seguridad tanto de los habitantes como de sus efectos personales.

Por tanto, la mejor opción es apostar por una puerta blindada cuya seguridad sea mucho mayor y que pueda soportar cualquier tipo de violencia en su contra. Pero a menudo simplemente no hay presupuesto disponible para esto. Aquí es donde las cerraduras invisibles son útiles.

La técnica más utilizada por muchos ladrones de viviendas se llama golpe o con el término usado por los cerrajeros profesionales, “bumping”. Esta sofisticada y antigua técnica rompe cualquier cilindro en cuestión de minutos permitiendo a los ladrones acceder a la mayoría de hogares y oficinas.

A medida que los ladrones van adquiriendo más experiencia con los desarrollos tecnológicos recientes y las técnicas que emplean son cada vez más eficientes, hay que buscar cerraduras  o dispositivos de seguridad más confiables.

Puedes confiar en que esta cerradura aumenta hasta en un 100% la seguridad de tu hogar siendo impenetrable para cualquier ladrón.

Una innovación en el negocio de la cerrajería, la cerradura invisible, es más que una solución definitiva a cualquier intento de robo.

Estas cerraduras se pueden instalar en todo tipo de puertas ya sean puertas blindadas de seguridad o convencionales y brindan una seguridad eficiente y confiable a la puerta ya que imposibilitan su apertura para extraños.

Otra de las ventajas es que las cerraduras invisibles se pueden controlar desde un único mando a distancia y se pueden instalar en diferentes puntos de la vivienda donde exista algún tipo de puerta o cualquier otro punto de acceso. Refuerza tanto la parte superior como la inferior de la puerta, por lo que es imposible forzarla. Su instalación es muy sencilla, pudiendo adaptarse a todo tipo de puertas de seguridad y blindadas, fabricadas en madera, acero o incluso cristal.

Solo se pueden abrir con el mando a distancia y es imposible hacer una copia. En una familia, puede haber diferentes controles remotos con diferentes cifrados de seguridad. Este tipo de mando a distancia inteligente permite abrir hasta 8 cerraduras programadas por separado en distintos puntos de la casa, algo que aumenta la seguridad de cualquier lugar.